clasificacion por barrios

AGRONOMÍA

ALMAGRO

BALVANERA

BARRACAS

BELGRANO

BOEDO

CABALLITO

CHACARITA

COGHLAN

COLEGIALES

CONSTITUCION

FLORES

FLORESTA

LA BOCA

LA PATERNAL

LINIERS

MATADEROS

MONTE CASTRO

MONTSERRAT

NUEVA POMPEYA

NUÑEZ

PALERMO

PARQUE AVELLANEDA

PARQUE CHACABUCO

PARQUE CHAS

PARQUE PATRICIOS

PUERTO MADERO

RECOLETA

RETIRO

SAAVEDRA

SAN CRISTOBAL

SAN NICOLAS

SAN TELMO

VELEZ SARSFIELD

VERSALLES

VILLA CRESPO

VILLA DEL PARQUE

VILLA DEVOTO

VILLA LUGANO

VILLA LURO

VILLA GRAL. MITRE

VILLA ORTUZAR

VILLA PUEYRREDON

VILLA REAL

VILLA RIACHUELO

VILLA SANTA RITA

VILLA SOLDATI

VILLA URQUIZA


ÍNDICE


MENSAJES


 
plazas del gran buenos aires  

PLAZAS DE  SAN MARTÍN

PLAZAS DE 3 DE FEBRERO

PLAZAS DE   SAN ISIDRO

PLAZAS DE VICENTE LOPEZ

PLAZAS DE SAN FERNANDO

 

Plaza Félix Lima

Félix Lima: (1880-1943), escritor y periodista; autor de Con los nueve y Pedrín; redactor de El siglo, El País, El Diario, Caras y Caretas y Fray Mocho.
La plaza cuenta con sector de juegos para niños, mesas, bancos y cancha de basquet.

Ubicado entre Arias, Arcos, Ramallo y Cuba
(Nuñez)
Ver ubicacion en el mapa

Plaza Felix Lima

Plaza Felix Lima

Plaza Felix Lima

Plaza Felix Lima

Plaza Felix Lima

Plaza Felix Lima

Plaza Felix Lima

Plaza Felix Lima

Plaza Felix Lima

Plaza Felix Lima

Referencias

Pedrín

En "Pedrín", Félix Lima presenta a un hijo de italianos que se avergûenza de su origen. Sus padre lo visitan en el estudio, en el que el abogado "encendió un cigarrillo y se ubicó en amplísimo sillón de búfalo. Cruzó las piernas, echó humo y apoyó la cabeza en el casquete de brin de aquel". Ante el desdén del hijo, el padre exclama: "-Decalo, vieca. Estará trabacando de arquentino..."

-¿Está m'hico Pedrín, l'avocato?...
-Dotor... dígale... vieco. Mó claro así... -¡Eh!... So estudio lo tiene, vieca.
-¿Su hijo?... -indaba con visible extrañeza el galoneado ascensorista de aquella gran casa de escritorios situada a un paso del Palacio de Justicia, el ver malamente endomingada a la pareja de viejecitos.
-¡Sí, m'hico! Nusotro, ¿sabe?, de chico le decíamo Pedrín, in familia. Ahora está Pedro Fiaschi, avocato.
-Dotor... dígale... vieco. Má claro así...
-Doctor Fiaschi. Tercer piso, izquierda. ¡Pasen! Acurrucáronse en un rincón del ascensor los padres del doctor Fiaschi, temerosos, sin duda, ante semejante programa de confort y de economía de tiempo que no les era habitual.
-Izquierda.
-¿Se podemos impreguntar por m'hico?...
-Sí, pregunte por él. Izquierda.
Una salita de espera. Rueda de clientes.
-En el centro, el escritorio del procurador del doctor Pedro Fiaschi. -¡Ahora gana de la prata, Pedrín!. . .
-¡Eh!... So estodio lo tiene, vieca.
-¿Se puede?... ¿No te disturbamo, Pedrin?...
-¡Adelante! Ya terminé con mi clientela. Siéntate, viejo... Aquí, mamá... Dispongo de cinco minutos.
-Seno venido de tu estudio por... como seno recibido de la tu carta... ¿sabés, Pedrín? La hicimo ler de tu prima...
-¿Qué tal, Luisa?... ¿Siempre con ustedes? ...
-¡Eh!... Del trabuco no le farta. Ahora hace de la pantalonera a l'Intendeneia de Marinas. Siempre con nusotro.
¡Está la eumpañiera de tu mama, Pedrin!... Eya te hace la recordación todo lo santo días... Boen corazón no le farta a Luisa.
-¿Fuma, papá? ...
-Gracia, Pedrín... Ya sabés que yo sigo con del toscano...
El doctor Pedro Fiaschi encendió un cigarrillo y se ubicó en amplísimo sillón de búfalo.
Cruzó las piernas, echó humo y apoyó la cabeza en el casquete de brin de aquél.
-Bueno, todo está arreglado... El vapor "Cavour" sale mañana. Aquí tengo los pasajes.
seguro que de secunda se ¡remo, Pedrín, ano?
-No es posible, mama. La crisis...
-¡Ma de lo clientes no te Partan, Pedrín! .
-Es cierto, papá. Pero...
-¿Qué te incostaba mandar a tus viecos a l'Oropa de secunda crase?... ¿Te es olvidao, Pedrín, que se venimo con vos de tu Italia en terza, gateando sopra la cubierta del "Mateo Bruzo", cerquita hace de trenta año?... ¿Acaso, nusotro, no et dimo de l'in-docación de chico?...
-Tienes razón, papá; pero... yo tengo que hacer economías. El 15 de este mes me caso. . . Yo no los olvidaré ni dejaré de enviarles cien pesos mensuales a Castellamare.
Meno mal así. Pedrín. Argo es argo. Gracia... Nusotro sabemo que a Bueno Aires te disturbamo... Por eso se ne vamo a l'Oropa, de voerta. Te deseamo que tengas de la felicidá con tu futura esposa que se tiene del grande peyido social. Nusotro semo vieco... ¿Está cierto, Pedrín, que ahora hacés del socio al Yokey Cru?...
-Sí, papá; es cierto. Esta noche mis amigos del Jockey Club me despiden de la vida de soltero con un banquete.
-¡E tu víeca, Pedrín, que se venza a invitarte a comer con nusotro, en esta última noche d'América!... Luisa amasó lo tallarini, amasó...
-Lamento, mama... No es posible... ¡Disculpame!... Mis amigos...
-¿Ma peyó, mañana te veremo en la dársina, para despedir a tus padres, Pedrín? ... A la dié, sale el "Cavour". ¿Te veremo, Pedrín? ...
-Na faltaré, mama.
-Intonces, no te disturbaremo más, Pedrín. Hacé lo que tené de hacer, hacelo. Son la sei... Hasta mañana, intonce.
Besos y lágrimas. Y desde la puerta del ascensor, el viejecito remató la despedida:
E que te vaya bien a la comida al Yokey Cru!
-¡Banqueto, vieco! Má claro así...
A obscuras quedó el salón Imperio del Jockey Club. Tres automóviles con los amigos íntimos del doctor Pedro Fiaschi, se acercan velozmente al Tigre.
-Esta noche la "correremos de punta a punta" Fiaschí.
-A este paso, marcamos abajo de "59" en los primeros "mil"
-¡Che, Fiaschi! Hacé de cuenta que esta noche se corre tu premio "Clausura"
En reservado saloncito de cierto "rendez-vous" de San Fernando, recala la alegre caravana.
Reanúdase la corriente de champaña. Lara aporrea el piano y el rengo Lomar intenta reeditar su picaresco discurso de víspera nupcial... Avanzan las botella, por secciones. Y el sol no tardó en balconear la escena.
-¡Loro e lorito para recuerdo de l'America!
-¡Siyas para er viajes! ¡A tres pesos las siyas de pracer marítimo! ¿A quién se le ha orvidao la siya?... A proa y popa del "Cavour" se recuestan los remolcadores. La primera pitada. -¿A quién se le ha orvidao la siya?... ¡Siyas vendo!
Se estiran los cabos de los remolcadores. La segunda pitada.
. .-No viene Pedrín, vieco, no viene... ¡Ah, m'hico!...
-Esperemo acunto a la pranchada, esperemo. A la dié sale... Parece impusible, parece.
Hasta propio aqui le disturbamo, vieco... Se orvida de nosotro, se orvida... ¡Ah, Pedrín! . . . La última pitada ...
-¡No viene, no viene! ... Vamo a bordo, vieca.
-Se orvidó del todo, se orvidó... . . .
Y el padre del doctor Pedro Fiaschi empujó a su esposa destino a la "terna", en tanto que la consolaba con estas palabras:
-Decalo, víeca. Estará trabacando de arquentino...


1923.
Pedrín Félix Lima

Ir arriba

 

Espacios verdes